29.9.16

Tres ciudades

Cielo de ciudad. Una ciudad, dos ciudades, tres ciudades,
La reminiscencia brillante de volver a una casa con baldosas blancas

Hay un árbol que puedes tocar desde la terraza. La noche es solo oscuridad porque el naranja de todos los edificios de todas las calles no duerme. El aire es distinto, como una habitación embotada, el aliento de miles de hormiguitas acostumbradas a vivir en cajita sobre cajita. A cada necesidad, una cajita, un par de cajas unidas: Mejor. Cincuenta, cien cajas unas pegadas a las otras con pequeñas ventanas y terrazas minúsculas. Cien, doscientas cajas cada una con su toldo a juego.


(Echo de menos a mis pajarillos, es todo raro sin su ruido. Pero pían y pían y es bonito imaginarlos.)


7.8.15

Nunca me gustaron los médicos.

Este dolor de estómago le duele a mi cuerpo.
Me he vuelto de un débil inimaginable. 

De repente la duda, la posible enfermedad, el deterioro. 
Me estoy quemando desde dentro. 

Manos para qué os quiero si la arquitectura no soporta el peso,

26.3.15

Pensé que.
No sé.

Es cierto y debo ser un desastre.

8.2.15

What you need you are.

Hace ya que no vemos el sol.
Solo nubes y el gris y el blanco.

Pero algo de luz calienta las sábanas tibias.

( ¿Queréis permanecer? Transmuta-os en mesa.
O en cama.
O en libro.)

Yo sólo quiero ser la disidencia que se mece en las olas.

No me interesa quien lo ve todo desde un caleidoscopio que nunca gira por miedo.

A la mierda los prismas y los espejos.
Yo me presento ante usted desnuda.
Yo ante usted me desligo.

Esos a los que les gusta arrastrar edificios de rencor sobre los hombros,
han olvidado que a quien le duele el dolor le dolerá siempre.

Yo abrazo mi dolor y el vuestro. Vuestra risa y la mía,
para que podamos echar humo como peces y calentarnos cuando entre tanto frío las cosas vivas huelan a químicos.
O a sonidos. 
O a tinta.





















19.1.15

Ain't no.

Yo no sé dibujar.
Creo que no tengo tampoco mucha idea de arte.
Tiro más dibujos de los que guardo.
Paso días sin.
Cuatro horas.
Madrugada.

Me preguntas qué tal la tarde y cómo voy a enseñarte un montón de papeles cortados en fracciones.

Pero es que.

No se me da nada bien lo demás.