4.9.11


Le gustan las noche de verano: el aire tibio y húmedo, los grillos cantando y el parpadeo de las estrellas. Sí, las estrellas, le encantan las estrellas; podría tirarse horas mirándolas, sin pensar en nada, con la mente en blanco.

Ayer mismo estaba sobre el alféizar de mi ventana, con la mirada perdida en su cielo infinito, los astros se reflejaban en sus pupilas. Dice que le gustaría vivir en “la Noche Estrellada” y zambullirse en sus cipreses. “Acompáñame” suele decirme “Seguro que Van Gogh improvisó alguna nube para dormir en el cuadro”. Yo le cojo la mano y siempre vuelvo a casa despeinada, manchada de pintura amarilla, con los astros reflejados en las pupilas…

P.D:Esta entrada es de las primeras de este blog... que nació a principios de verano pasado... Me pareció buena manera de despedir a éste.

P.d2:Él va a extrañar las noches de verano. Ella las estrellas amarillas.

Red And Black Berries.

1 comentario:

Mademoiselle d'yeux noirs dijo...

Preciosa forma de despedir estos intensos días de gran sol y cielos despejados.
Bsitos!^^