8.8.11

Reventón de oídos. Y pasas a verlo todo desde atras. Y cualquier intento por volver al lugar de mi cerebro que me corresponde supone un gran y cansado esfuerzo.

Lo veo todo azul, y tu eres el centro nítido, es como si te enfocara a través mi cámara. Pero tus palabras se me escurren entre los dedos. Como si fueran agua.

Esa sensación de agua me hace arder la piel. Pero necesito tu abrazo, aferrarme a ti. A la realidad. No perderme entre la neblina que tengo frente a las pupilas. Voy y vengo. Como las olas. Soy apenas un soplido.

Mi cuerpo se queja, tirito, los músculos se contraen. Como si mi cuerpo entero tuviera miedo. Eso me hace asustarme. Querer unirme más a ti. Contigo. Siento que tus moléculas compensarían la falta de las mías. Eres mi oxígeno. Ando enferma por una sobredosis de tu conjunto químico.

Ando perdida en un oceáno azul grisáceo. Tengo miedo de dormir, tengo miedo de quedarme despierta.

Poco a poco vuelvo hacia delante. Comprendo todo. "Dormir. Morir. Tal vez soñar."

4 comentarios:

IreneCandy dijo...

Bonito texto.

Yo también me suelo sentir así, pero luego pienso que debo de saber valerme por mi misma, no debo de depender de nadie y tal... No, no, no puede ser posible.

Mademoiselle d'yeux noirs dijo...

recuerdame que cuando te vea te enseñe algo escrito en mi libreta relaccionado con esto! xDDD
(L) Guapa!

So payasa dijo...

"Siento que tus moléculas compensarían la falta de las mías." x3

Conde dijo...

Me gusta cómo escribes. Pasaré a leerte.