11.6.14

Las formas de color suben y cambian, el reflejo amarillo y rosado en la pared.
Toda la luz se ha dispersado, por todos los puntos cardinales del cuarto.

Esa esfera tan pequeña podría ser el Aleph.
Y en ella veo cosas. Como si predecir su movimiento lento y constante te dejará un pequeño hueco para pensar.

Veo símbolos como cronopios sonrientes, que a su vez me miran a mi, y parece que me dicen que escriba algo.
Cualquier cosa.
Sin hilo.

Pero yo iba por las formas. Se mezclan con la música.
Se ha creado una sinestesia en el cuarto.
Pero falta algo.
Alguien.
Y en el Aleph pequeño veo unos ojos marrón pardo.
Y en la pupila veo un Aleph pequeño.



No hay comentarios: