8.11.13

Los números se derriten por las paredes.
Sonidos primos, ruido al fin y al cabo.

Y nada, la Nada abrazándome las costillas.

Una niña me mira desde la esquina del cuarto.

No hay comentarios: