17.4.13

Ventana como puerta al mundo (vaya método más kafkiano de vivir).

Tal vez es el vértigo del movimiento, la caida lenta a través de la espiral. Y cuando se enlaza con las tangencias más inesperadas se retrae, para mantenerse lejana. Para sobrevivir. (Que no vivir.)

Quedó escrito hace ya, malditas mentes terrealistas (terrenales + realistas), la diferencia es sutil, si acaso nula. Pero es la obsesión por crear nuevos conceptos, nuevos símbolos.
Por adiestrar al lenguaje (¿O tal vez este nos adiestre, señor N.?)

La sombra se agacha, besa el suelo, muere. Luego resucita inúndandolo todo.  Pero antes de eso va el rojo. Siempre el rojo, qué color si no.

Y luego, nada. Nunca nada. Siempre todo. Todo y Nada. Tonada , Natodo. La otherness como recurso que yo no elegí, prefiero otros métodos. La carpintería nunca fue una opción.

 Me levanté escarabajo y tengo algunas manzanas podridas en la espalda.


2 comentarios:

Desidia dijo...

Tu estómago se verá segmentado y tendrás numerosas patas <3
Tengo que leermelo ya!

Doom's Monk dijo...

Esta noche te entenderé