19.10.10

Image and video hosting by TinyPic

Ruido, ensordecedor, muchísimo ruido, todo en torno a tí, a tu alrededor. Pero tu, callada, a miles de kilómetros de aquí.

Se te nota en los ojos, a mi nunca me engañas.

Ahora miras por la ventana, tienes los ojos entornados y unas ojeras púrpura duermen bajo tus párpados. Te tengo dicho que te acuestas muy tarde...

Nunca entenderé cómo puedes estar tanto tiempo mirando las nubes, sin pensar en nada. Pareciera que fueran a salirte alas de las espalda, y que me vas a mirar con sonrisa cansada, para a continuación desaparecer haciendo espirales por el cielo.

Y yo, aquí, traspiés tras traspiés, siendo solamente ruido. Pasaré mil vidas búscandote en todos mis/tus atardeceres, deteniéndome a mirar atrás en cada suspiro del reloj, triste, monótono, gris, como el cielo de hoy, como el cielo en el que tú te vas. Sin poder abandonar mi Torpe existencia...o Torpistencia, como quieras llamarlo.

Tampoco me sorprendería.

3 comentarios:

teologiadeS dijo...

Precioso texto y digamos que al compartir cielo, sol, nubes, aire y atardeceres es bonito porque te llena de cercanía cuando la realidad es distinta.

Un saludo

So payasa dijo...

Ya quisiera yo q me salieran alas de la espalda, pero iria a visitarte :P
Precioso, torposa!

Chica del espejo dijo...

Precioso. Y más aún cuando escuchas "Let it be" de fondo.

:)