3.6.10

Por algo hay que comenzar pero dicen que para empezar algo, primero otro algo tiene que terminar, o sea que en realidad comenzamos con un final. Pero si empezamos con un final, y terminamos con otro, ¿Donde comenzamos? ¿En qué momento del final está el principio? y en ese caso, ¿es esto un principio-final o un final-principio?


Erase una vez un final, un final que en realidad era un comienzo-porque todo tiene que comenzar para poder terminar luego- un repetitivo ciclo de “Había una vez” y “colorín colorado”- una hoja llena de saludos y despedidas, emborronada de tinta; un roce fugaz que nada más comenzar, ya está terminando. Creo que en realidad no hay comienzos, ni finales. La hoja nunca ha estado en blanco, nadie escribió por primera vez en ella, lleva desde siempre escrita, con trazos difusos e ilegibles, impidiéndonos leerla, sin mostrarnos el principio ni el final, prohibiéndonos visitar la siguiente página sin haber recorrido cada uno de los tachones de esa sucia libreta.


>>Esto, debe ser un tachón sin forma, tal vez con el tiempo broten palabras legibles, I promise.

2 comentarios:

ana dijo...

No importa como comenzar , lo importante es el mismo echo de comenzar

Maria del mar dijo...

pagina en blanco,no identificas lo escrito, solo tachones. No es raro xD